lunes, 16 de febrero de 2009

Fiebre




Retorcida entre las sábanas
Las sombras te conocen bien
Pesadilla que enmascara una sonrisa
Con alma vestida de carmín
Abandonaste el mundo real
Ahora habitas en sueños febriles
En el fondo del onírico crisol
Donde tus ojos son de ceniza
Y tu aliento rezuma azufre
Cada vez que te digo adiós

1 comentario:

  1. Me planteo seriamente disfrazarme de Robert Smith este domingo

    ResponderEliminar